CONSEJOS PARA FREIR CON ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

CONSEJOS PARA FREIR CON ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

Aprende a cocinar con aceite de oliva

Aunque estamos acostumbrados a utilizar el aceite de oliva virgen extra en la cocina tradicional; sus utilidades has sido históricamente  medicinales, cosméticas e incluso higiénicas. Son de sobra conocidos sus usos como aderezo de platos, especialmente ensaladas, para la realización de salsas que enriquecen el sabor en cada bocado, para saltear alimentos, para potenciar el sabor de un asado y para freír. Este último uso es más frecuente en los países mediterráneos en los que el aceite de oliva virgen extra, ha formado parte de la mesa tradicionalmente. Es en este uso donde vamos a poner el foco hoy. Para que el comensal utilice este método de preparación de alimentos de forma saludable. Desterrando mitos infundados si el uso que se hace de alimentos y temperatura son correctos.

Pero

¿en qué consiste en proceso de freír?

Se trata de  introducir un alimento en un recipiente, normalmente una sartén,  con aceite a una temperatura por encima de 130 ºC;  el tiempo suficiente para que el alimento esté cocinado. Con este proceso obtenemos una delicia  de aspecto dorado y a la vez de textura crujiente y si hemos elegido un buen aceite, de sabor agradable.

En la elección de la grasa utilizada para freír está la clave del éxito. Aunque normalmente los fritos se asocian a aceites vegetales; poco a poco, la cada vez mayor preocupación por una dieta sana, equilibrada y de calidad, está dejando paso a la utilización del AOVE como alimento crudo y para cocina en caliente. Como consecuencia de este cambio de hábitos; descubrimos que freír con aceite de oliva virgen extra, traslada a nuestros platos el intenso aroma y gusto que lo caracteriza y diferencia del resto de aceites vegetales.

Con la fritura en aceite de oliva virgen extra, el alimento es sometido a temperaturas de 160 a 200 ºC. Sin embargo,  conserva todos sus atributos dietéticos y nutritivos. La razón de esta propiedad que lo diferencia del resto de grasas vegetales, es su especial composición. El AOVE tiene ácido oleico y antioxidantes como la vitamina E, que no sólo lo convierten en el aceite más saludable, sino en el que conserva mejor sus propiedades  de los alimentos que se cocinan en él.

Recomendamos

Pero lo que es más, al freír los alimentos en aceite de oliva virgen extra a altas temperaturas, éste forma una película alrededor del alimento que impide que el aceite penetre en el mismo.  Lo que a nosotros nos parece una sabrosa y  crujiente cobertura. Es además una protección saludable de los atributos del alimento.

Te recomendamos el uso de nuestro aceite de oliva virgen extra SILENTIS para freír tus viandas. No sólo se beneficia tu salud y tu paladar, sino también tu bolsillo. Una de las propiedades del AOVE es que “se crece” en caliente, aumenta su volumen y notarás que sale rentable usar un buen aceite para freír; porque la cantidad necesaria es menor y se consiguen mejores resultados.

Ya conocemos las propiedades en caliente del oro líquido  pero para poder aprovecharnos al máximo de ellas, tenemos que seguir algunos consejos más. Elige un recipiente hondo en el que el alimento quede totalmente cubierto por el aceite y cuyo diámetro se adapte a la cantidad  que vas a preparar. Si utilizas freidora puedes aprovecharte del termostato para mantener la temperatura ideal durante toda la cocción.

Una vez cocinados los alimentos, déjalos reposar sobre algún tipo de papel de cocina absorbente con el fin de que se desprenda del aceite sobrante.

Recuerda

El exceso de agua es nuestro enemigo a la hora de freír para evitar salpicaduras.
De ahí la conveniencia de usar harina o pan rallado para rebozar antes de sumergir los alimentos en aceite de oliva virgen extra caliente.

Adecúa la temperatura de fritura a cada alimento.  Puedes freír verduras a patatas a temperaturas de 130 a 145 ºC para que queden perfectas. Por otro lado, cuando necesites que los alimentos se cocinen adecuadamente por dentro y queden crujientes por fuera, utiliza temperaturas de 155 a 170ºC. Sin embargo,  otros alimentos no necesitan estar mucho tiempo sumergidos en aceite para cocinarse porque lo hacen rápidamente. Es el caso de huevos y pescados por ejemplo. Para ellos sube la temperatura de 175 a 190ºC  y estarán listos en pocos segundos. Ten en cuenta que el aceite de oliva es capaz de aguantar altas temperaturas mejor que cualquier otro aceite vegetal.

Recuerda que un alimento bien frito, no debe perjudicar la correcta digestión.  Ahora disfruta de la buena mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *