Nuestros Olivares

La calidad de Novecientos es el resultado del conjunto de todos los cuidados de la aceituna desde nuestros árboles hasta su mesa. Por este motivo prestamos especial atención a nuestros olivos, pues son el comienzo de un proceso que nos garantizará la intensidad de sabor y equilibrio que deseamos en nuestro aceite.

¿En que se diferencian nuestros campos de olivar?

Nuestra situación privilegiada, a NOVECIENTOS metros de altitud, es la que nos ayuda a obtener un aceite diferente. Nuestras parcelas se encuentran en el corazón de la Sierra Sur de la provincia de Jaén, con un clima sorprendentemente duro para quienes imaginan una cálida Andalucía.

Las bajas temperaturas de las noches de verano favorecen una maduración lenta de los frutos aportándoles un aroma único y especial.

Las fuertes heladas invernales combaten de forma natural la mayoría de las amenazas de nuestro olivar.

En estas condiciones nuestros olivos nos ofrecen un fruto sano y con todas sus propiedades intactas para llegar a la almazara.

¿Además de la altitud, que más caracteriza a nuestras parcelas?

La pendiente caracteriza nuestras parcelas y condiciona el modo de cultivar nuestros olivos. En muchas zonas no hay lugar para sofisticada maquinaria y las operaciones se realizan de forma manual. Sea cual sea el mecanismo utilizado para la recolección, lo imprescindible es que en pocas horas la aceituna llege a la almazara donde se procesa de inmediato, de manera natural.

Estos olivares tradicionales, con grandes marcos de plantación, es decir, con mucha superficie ocupada por cada olivo, consiguen maximizar la luz y facilitan la aireación necesaria para que la maduración sea óptima.

¿Y los agricultores?

Sin un convencimiento claro de que su trabajo es el origen de la calidad final, nada de lo anterior tendría sentido. Fruto de esta idea y de la asociación de agricultores con inquietudes similares, nace este zumo de oliva con un extra de calidad y un sabor original y diferente.

Cuidamos de nuestros olivos respetando el Medio Ambiente, con prácticas que garanticen la sostenibilidad de nuestro medio de vida.