Publicado el Deja un comentario

LO IMPRESCINCIBLE SOBRE EL ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

Consumir aceite de oliva

Aunque cada vez son más conocidas y por consiguiente reconocidas, las propiedades del aceite de oliva y sus diferentes calidades; no está de más recordarlas de vez en cuando para tener más claro cuáles son sus posibles usos culinarios.

Vamos a hacer un breve recordatorio de cuáles son las diferentes variedades de aceites de oliva que podemos encontrar en el supermercado; y como diferenciar lo que estamos adquiriendo.

Empecemos

El aceite de oliva virgen extra también llamado recientemente AOVE, es el aceite de categoría superior. Se obtiene de las mejores aceitunas; recolectadas, transportadas y elaboradas de forma que no se pierdan ninguna de las propiedades extraordinarias de este fruto y conserven todos los aromas inconfundibles del mejor aceite de oliva virgen extra. Su principal característica es de carácter sensorial,  su aroma y sabor sin defecto alguno.

El aceite de oliva virgen o AOV es igualmente un zumo obtenido de la aceituna. Pero que a diferencia del caso anterior, ha sido tratado con menos mino, no ha sido recolectado en su momento óptimo de maduración o la fruta estaba más deteriorada. Estas condiciones de recolección hacen que su sabor y aroma presenten leves defectos sensoriales u organolépticos que lo catalogan como aceite de oliva virgen.

otra variedad

Por último, en las estanterías del mercado también podemos encontrar aceite de oliva. En este caso el aceite es obtenido de aceites de oliva cuya calidad no da la talla para ser considerados aceites de oliva vírgenes. Sin embargo, son grasas  que tras ser sometidas a un tratamiento de refinación, y mezclados en cierta proporción con aceite de oliva virgen; pueden ser utilizados para determinados usos culinarios.

Hasta aquí los distintos tipos de aceite de oliva. Pero probablemente es hecho de saber cuáles son las calidades de un aceite no es suficiente para elegir; lo que llevarnos definitivamente a casa y sobre todo, para que alimentos utilizarlo.

A continuación vamos a detallar unas recomendaciones en función de la calidad del aceite, pero ni que decir tiene que nuestras propias preferencias, costumbres culinarias e imaginación a la hora de cocinar. Son los factores más decisivos para seleccionar que aceite de oliva consumir.

Una de ellas es

Aceite de oliva virgen extra (AOVE): La forma más adecuada de tomarlo es crudo. Es además la mejor forma de disfrutar de su intenso aroma y sabor. Es ideal como aderezo de ensaladas en general. Elige tus hortalizas favoritas y riégalas con un generoso chorreón de AOVE, salud y sabor unidos. Como aderezo de pescados y carnes resulta un potenciador de sabor imprescindible. Se recomienda utilizar para platos que se elaboren a bajas temperaturas.

Aceite de oliva virgen (AOV): Es el aceite ideal para utilizar en frituras. También es recomendable para realizar salsas o para condimentar pastas. Aunque en estos casos muchas personas preferirían el aceite de oliva  de más calidad como es extra; un aromático aceite de oliva virgen puede ser un sustituto más económico y que nos aporta un nivel de calidad muy satisfactorio. Es  un acompañante ideal de carnes y pescados blancos o azules.

otra recomendación

Aceite de oliva: Deberíamos utilizarlo como sustituto de cualquier otra grasa. Este aceite es ideal cuando nuestra intención no es aportar al plato el intenso sabor y aroma del aceite de oliva virgen extra, sino que hay otros ingredientes protagonistas que simplemente necesitan de una grasa para ligar. Es ideal para hacer mahonesas y para repostería.

Para terminar, vamos a recordar que es lo que consigue tu cuerpo con el consumo de aceite de oliva virgen extra. Hay numerosos estudios científicos como el PREDIMED, que han demostrado las propiedades saludables del aceite de oliva.

Beneficios

El excelente valor del aceite de oliva viene determinado por sus componentes. El más importante es el ácido oleico. Se trata de un ácido graso monoinsaturado de gran proporción en el aceite de oliva y que juega un papel primordial en el metabolismo; ya que, su consumo impide que se formen depósitos grasos en las arterias y es un aliado eficaz para controlar los niveles adecuados de colesterol.

El consumo habitual de AOVE nos ayuda a asimilar otros componentes necesarios para el correcto desarrollo de nuestro cuerpo como son las sales minerales y las vitaminas A, D, E y K. La correcta asimilación de nutrientes y el consumo de los polifenoles del aceite de oliva son un ideal antioxidante natural; que además contribuye a mantener un corazón fuerte.

otro beneficio

Según estos estudios el consumo regular de aceite de oliva previene la aparición de algunos tipos de cáncer, facilita una buena digestión y contribuye a una adecuada absorción del calcio necesario para que nuestros huesos se mantengan fuertes y sanos.

Alimentar a nuestros hijos desde pequeños con aceite de oliva virgen extra, les va  a yudar a crecer de forma saludable y además contribuye  a que se acostumbren a llevar una dieta saludable que les ayude a crecer con vitalidad.

Disfruta del sabor que proporciona a los alimento un buen AOVE y disfruta también de sus valores saludables.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *