AOVE 900 TOP. Te hace feliz

Aceite de oliva Virgen Extra 900 TOP y felicidad

  AOVE Y FELICIDAD VAN DE LA MANO

Te preguntarás porque afirmamos que el aceite de oliva y  felicidad nos acompañan juntos. Vamos a darte argumentos sólidos para que te ayudes a ser feliz.

Con el paso del tiempo y gracias a la investigación, el aceite de oliva ha pasado de ser una simple grasa, a ser un alimento singularmente beneficioso y apreciado. Detrás de este cambio están organizaciones como como la Fundación del Olivar,  UJA,  UNIA, IFAPAs, etc. A esto han contribuido también, los comentarios sobre las emociones que evoca el AOVE, tesoro líquido de nuestra tierra. Para comprenderlo sólo tienes que probar nuestro aceite de oliva virgen extra 900 TOP, aove Premium al mejor precio.

A estas alturas son muchos los que han tenido la oportunidad de comparar en catas aceites de oliva de diferentes calidades. La apreciación de los distintos atributos de cada AOVE es importante a la hora de saber lo que compramos. Sin embargo, también es de utilidad cómo mecanismo de evocar “emociones”.

Es fácil. Vierte un poco de aceite de oliva virgen extra 900 TOP en una cata o copa. Calienta con la temperatura de tu mano la copa para conseguir que los aromas volátiles del aceite vayan desprendiéndose. Ahora, acércalo a tu nariz y disfruta del aroma inconfundible. Es más, cierra los ojos y deja a tu mente que busque en la memoria las distintas fragancias que puedes apreciar. El aroma desencadena una búsqueda de fragancias a hierba fresca, tomate recién recolectado, manzana en su punto de maduración, y mucho más. Vuelve a olerlo otra vez ¿a qué te evoca?  Puede ser un juego para poner a prueba tus sentidos, emociones y memoria. Busca su complejidad.

Ideas para que el aceite de oliva te haga feliz:

-. Aceites aromatizados 900

-. AOVE 900 Organic, de producción ecológica

-. AOVE 900 TOPaceite de oliva virgen extra gourmet

Percepción de aromas

La percepción de los aromas que desprende el aceite de oliva virgen extra 900 TOP hace cambiar la expresión en la cara de los catadores. Los músculos de la cara se relajan, se dibuja una sonrisa y se dilata la pupila. Estos son movimientos descriptivos de las sensaciones agradables que está experimentando. Cada aroma provoca en la memoria unas imágenes cuya descripción necesitaría muchas palabras. Sin embargo, una sola aspiración es suficiente para evocar situaciones confortables que nos apetece rememorar. Esto provoca sensación de felicidad y bienestar.

Todo esto demuestra que el aceite de oliva virgen extra no es solo una grasa que aporta calorías y satisface nuestra necesidad de alimentarnos. Por el contrario, estimula las sensaciones agradables y provoca “placer de consumir AOVE”. Si quieres experiencias nuevas prueba los Aceites de Oliva Virgen Extra Aromatizados 900. Chocolate, Trufa Blanca, Naranja, Albahaca y más sabores entrañables que despertarán tus sentidos.

Y por añadidura, experimenta las fragancias que emanan del aceite de oliva virgen extra cuando se pone a calentar en el fuego. En cuanto la temperatura sube, los aromas se desprenden de una forma tan intensa que parecen apreciarse con la vista. Un huevo frito en el primer aceite de oliva elaborado de cada campaña, puede convertirse en todo un acontecimiento social, familiar y culinario del más alto nivel gastronómico. Y por supuesto, deferentes aceites, diferentes sabores. ¿Qué hay más parecido a la felicidad?

Qué nos dice la ciencia

Ya hay diversas investigaciones centradas en demostrar que consumir aceite de oliva virgen extra puede ser un potente antidepresivo. Sin duda, un alimento terapéutico con muchas propiedades saludables que comparte con otros alimentos la característica de poder hacerte feliz.

Probablemente en un país con gran tradición de consumo de aceite de oliva, la apreciación de éste como alimento estrella se hace extraña. Pensemos el cambio que daría la calidad y merecida fama de la cocina mediterránea, sin nuestro oro líquido. Es el AOVE un ingrediente básico, pilar de nuestra alimentación y de nuestro estado de ánimo, de nuestra felicidad. Disfrutar de la buena mesa es una forma de experimentar emociones, no sería lo mismo sin las sensaciones que nos trasmite el fruto del olivo. Nuestro cerebro interactúa con el olfato y el gusto en la degustación del AOVE, observa cómo reacciona ante cada uno de ellos. Déjate llevar y disfruta.

 

Fuente: Interempresas. Artículo de Alfonso Manuel Montaño García, oleólogo del Centro Tecnológico Nacional Agroalimentario ‘Extremadura’ (CTAEX)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *